Lo Agraciado (H-22).

El fuego ilumina la montaña, introduciendo así el símbolo de Lo Agraciado que junto a la belleza, guarda relación con la luminosidad, la coherencia y la gracia interior.  Resaltando la sensibilidad en las actividades artísticas más que en las cotidianas prosaicas.  Propicia la necesidad de un tiempo de revisión de las formas en que nos presentamos ante otros, donde las dignas cualidades para un equilibrio con el entorno son la gracia y la armonía; no obstante para no caer en las trampas exteriores nos aleja de la vanidad y la ornamentación superflua.

Ver más detalles en I Ching 1,2,3: La Guía

About IKching

Sígueme en Twitter en @IKching
This entry was posted in Interpretación del autor., Mezcla de diversas fuentes de información. and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *